Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

martes,

febrero

7 DE

DE 2023

Imprimir
ALCALDÍA AL DÍA-03 (1)
banner editorial_Mesa de trabajo 1
banner alcaldia home
banner web migrantes-01
WhatsApp Image 2022-05-17 at 4.07.01 PM
BANNER COMERCIALIZACION
BANNER-CUCUTA-SORPRENDE
banner web cers 2
baner solicitud recidencia_Mesa de trabajo 1
IMG-20221214-WA0045
previous arrow
next arrow

Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

Nada en la vida es gratis, cada quien recibe lo que siembra y mientras más sembramos, más recibimos

Jairo T. Yáñez.

alcalde

martes,

7 febrero, 2023
Noticias, Salud

EL PLAN DE RESPUESTA DEL SECTOR SALUD ANTE EMERGENCIAS Y DESASTRES PERMITE CONOCER LOS RIESGOS EN EL MUNICIPIO

Con el fin de conocer los riesgos naturales o biológicos a los que podría enfrentarse Cúcuta en cualquier escenario remoto, posible o escatológico de la ciudad, la administración municipal, a través de la dimensión de Salud Pública en Emergencias y Desastres ha venido construyendo un importante documento de estudio y análisis, que será de amplio beneficio en el municipio para entender y detectar en tiempo real las debilidades del sector salud, pensando en su fortalecimiento y poder darle manejo a la situación.

El Plan de Respuesta del Sector Salud ante Emergencias y Desastres permite conocer los riesgos de la ciudad en el ámbito previamente mencionado, y de esa manera, tener una mayor respuesta para la toma de decisiones ante esas eventualidades a las que no estamos exentos como municipio”, indicó Jacqueline Reyes, referente de área de la Secretaría de Salud.

Basados en la Ley 1523 en la cual se adopta la política nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y en la Guía de la Organización Panamericana de la Salud, donde se dan las pautas para tener un plan hospitalario, el equipo de 4 profesionales le apuesta al conocimiento de cada emergencia, la reducción y manejo de la misma, como pilares fundamentales de los estudios realizados conjuntamente con diversos actores de la ciudad.

“En este proyecto hemos vinculado o necesitado del apoyo de la Secretaría de Gestión del Riesgo de Desastres, Tránsito y Transporte, Policía Nacional, entre otros entes e instituciones prestadoras de servicios de salud tanto públicas como privadas, para entender a plenitud la oportunidad que tenemos en Cúcuta ante una posible calamidad”, puntualizó la profesional.

Así las cosas, los tomos de este importante estudio con enfoque en salud de la ciudad, se desglosan de la siguiente manera:

Parte I: Conocimiento de antecedentes de emergencias y desastres: Identificar todos los escenarios de riesgo posibles en la ciudad y momentos históricos de la misma como el terremoto de Cúcuta, deslizamientos, la crisis generada a causa de la emergencia sanitaria por COVID-19, accidentes de tránsito y los asentamientos humanos.

“Los asentamientos son muy importantes para la reducción de la calamidad. Como la idea es primar el bienestar de la población, estos puntos de vulnerabilidad que albergan a migrantes, colombianos retornados y propios cucuteños, necesitan de una mayor atención debido a que sus terrenos no están legalizados y, por ende, carecen de servicios básicos que les permita sortear una posible crisis, siendo importante la ejecución de proyectos ‘acción sin daño’, beneficiando tanto a la población migrante, colombianos retornados y por supuesto a los cucuteños y/o residentes en los sectores mencionados”, señaló Reyes.

Parte II: Reducción de la emergencia: Dirigido a modificar las condiciones de riesgos existentes en el municipio con enfoque al sector salud, identificando sus debilidades en referencia y contrarreferencia, capacidad instalada y planes hospitalarios de emergencia mediante listas de chequeo, siendo una herramienta para la autoevaluación de cada IPS, para cada uno de esos temas en específico. Ejemplo: Apostarle a la recomendación de fortalecer las IPS y solicitar al nivel nacional apoyo para evaluar las entidades como “Hospitales Seguros”, el autoevalúo de las IPS ante una calamidad. Registro de Empresas Sociales del Estado – E.S.E. que hay en Cúcuta e IPS, entre otras acciones de suma relevancia que mejoraría los tiempos de respuesta del sector salud para la población.

Parte III: Manejo de la emergencia: Asignar las responsabilidades en el marco del fortalecimiento del sector salud.

  • Línea operativa: Cómo se va a trazar el plan para subsanar el riesgo y la emergencia y asignación de responsabilidades.
  • Cadena de llamado: Tener a la mano todos los directorios telefónicos y canales de atención a la población del sector salud.
  • Comité Operativo de Emergencias (COE): Se activa cuando sucede una emergencia; reuniendo al personal que lo integra de la Secretaría de Salud para elaborar un plan de contingencia de acuerdo al evento.
  • Equipo de Respuesta Inmediata (ERI): Vincula a todas las dependencias, dimensiones y áreas de la Secretaría de Salud para el abordaje final de la calamidad.

Siendo el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE) quien da las directrices al ente territorial como coordinador del Sistema de Emergencias Médicas (SEM), estas acciones de la administración municipal permiten ampliar los esfuerzos para primar la salud de los cucuteños, toda vez que la COVID-19 tocó fibras necesarias para reinventarse hacia el futuro bajo la ‘nueva normalidad’.